Porque es crucial más que nunca ayudar a los demás

Poder hacer la diferencia de una forma positiva en la vida de las personas, es una actividad que disfruto mucho. En mi experiencia cuando he tomado la decisión de hacer cualquier tipo de iniciativa social en donde creo que le va a generar un beneficio a otra persona, y acentúo el “yo creo” porque (en mi opinión) es importante que primero les preguntamos a las personas que vamos a ayudar, ¿Qué necesitan? (y, si quieren la ayuda).

Históricamente en el planeta y en la historia del ser humano ha habido ejemplos de civilizaciones que llegan a otra civilización, es decir, personas que van con otras personas y que los obligan a cambiar creyendo que los están ayudando, pero no es así. En realidad lo que están buscando es que actúen igual que ellos o que adopten lo mismo que ellos; validar que su forma de vida es la mejor, la correcta o la ideal. Entonces, van y lo hacen a la fuerza, es un tipo de conquista, eso ha pasado con religiones, culturas y naciones completas. En una escala más pequeña pasa hoy en día con equipos en el deporte, formas de pensar, con diferencias culturas y ya más en cortito en las discusiones de familia.

Con los años, mi experiencia me ha ayudado a ver que, cuando estás del lado que recibe la ayuda la perspectiva cambia, y no siempre la ayuda que se recibe es la que realmente se necesita o la que se quiere. En mi opinión, tomarnos en cuenta y comprendernos es muy importante.

Hoy me queda claro que cuando se quiere ayudar a una determinada instancia o a un grupo de personas es muy importante primero investigar y preguntar si en lo que quieres ayudar es de verdad algo que la otra persona quiere, busca, necesita o le interesa. 

Es por eso que con la iniciativa de los hospitales a los que fuimos y donamos recientemente equipo médico, nos dimos a la tarea primero de ir a preguntar, averiguar las necesidades que tienen, saber con qué están batallando y qué problemas veían venir, ya que ellos conocen mucho más de su situación que nosotros, que llegamos y somos externos.

Además, tener este acercamiento me sensibilizó con lo importante que es el Hospital civil de Guadalajara, no solo en tiempos de COVID-19, pero el trabajo que hacen día a día durante cientos de años. Creo que muchas veces cuando nos acercamos a ayudar nos hace sentir bien, vamos y percibimos muchas veces lo que estamos dando y lo que estamos ayudando, pero en mi opinión si ponemos atención en lo que recibimos, aprendemos de otros seres humanos, construimos más humanidad y en algunos casos como lo fue para mí en el hospital, me di cuenta de cuanto le agregan a la comunidad en la que vivo y en realidad el hospital y las miles de personas que trabajan ahí siempre está ayudando a la comunidad y yo no siempre estoy ayudando al hospital. En cierto sentido, yo me sentí más en deuda, no me había tomado el tiempo de ver cuánto valor le agregan a la sociedad y ver cuánto agregan a mi vida y esto me ayudo a sentirme muy agradecido. Yo me dedico a hacer edificios, a lo mejor ayuda en la economía y en cierto sentido también ayuda a la sociedad, pero creo que directamente el hospital me ayuda más a mí y a la sociedad con el cuidado a la salud de tantas personas, que yo a ellos haciendo edificios. Entiendo que es un sistema y sí, creo que los empresarios que generamos empleo, riquezal y lo hacemos de una forma honesta, honorable, también genera un valor importante, así como el hospital, ¿No? Pero antes no lo veía tan claro como ahora, después de estar tan cerca de ellos en una situación tan extrema como la que estamos viviendo, ir y vivirlo, me cambio mi agradecimiento por las personas en el mundo que dedican su vida a la salud de otras personas. Por lo tanto, concluyo que gane mucho más yo al donar, que ellos con mi donación.

Jack Levy